Casa Fuster – Hotel Casa Fuster - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Casa Fuster – Hotel Casa Fuster

Hoteles
Mariano Fuster i Fuster abogado, (era hijo de Rafael Ignacio Fuster Forteza, empresario mallorquín) que decidió venir a Barcelona para dedicarse aparte de su oficio,  a la política llegando a ser teniente de Alcalde del ayuntamiento y a su gran afición que era la pintura. Recibió como regalo de boda la “Possessió de Galatzó” que había comprado su padre por 120.000 libras mallorquinas unas (398.615,91 pesetas), la cual vendió en 1880, para poder hacer una casa que fuera la envidia de todos.
Se había enamorado de Consol Fabra i Puig hija del Marqués de Alella, que tenía una belleza impresionante y quería regalarle para su boda, una casa que fuera en consonancia con su belleza.
Se puso en contacto con uno de los arquitectos con más fama y prestigio de aquellos tiempos en la ciudad, Lluis Domènech y Montaner, al cual le encargo la construcción de una casa, el en solar que quedo después del derribo de la Fábrica de chocolates Juncosa que existía en aquel lugar del Paseo de Gracia 132, que hacia esquina con (calle Salmerón, después Mayor de Gracia, ahora) Gran de Gràcia. Fue el último trabajo que realizo el arquitecto para particulares en la ciudad.
En 1905 obtuvieron los permisos necesarios para derribar el anterior inmueble y construir la nueva edificación. Las obras empezaron en el 1908 y acabaron en 1911. La Familia Fuster i Fabra se trasladó a vivir en su planta noble quedando el resto de las plantas del edificio como zonas de alquiler, algo muy frecuente en aquella época. En 1911, fue considerada la casa más cara de la ciudad por el material utilizado en su construcción, entre ellos mármoles de alta calidad. La fachada de la casa fue la primera edificación hecha con mármol blanco en la ciudad Condal.
Debido al gasto tan elevado de la construcción y el mantenimiento de la misma, la familia Fuster-Fabra dejó de vivir en ella a principios de los años 1920. Esto provocó que el edificio fuese cambiando de inquilinos en varias ocasiones, siguiendo un poco los avatares de la historia y las personas influyentes de la época que querían permitirse el lujo de residir en ella y varios establecimientos comerciales. Dalmau Oliveres multi-tienda de productos, La “Casa de Remates”, empresa de subastas y venta de partidas en liquidación y subasta. Anita Monrós, Modas. Baile Danubio Azul y Horchatería Valenciana (hoy la  Sala Domènech i Montaner).
La Alemania de Hitler ocupo una de sus plantas para instalar su consulado en la ciudad. Mussolini instalo durante un tiempo el Instituto Italiano. El mismo piso, en otoño de 1936, albergo la sede central de las juventudes del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) que se lo incautó al citado instituto después de que se rompieran relaciones con el régimen de Mussolini. Allí se organizó también el denominado comité de defensa de la revolución que impulsaron la Juventud Comunista Ibérica, la CNT, la FAI y las Juventudes Libertarias durante las jornadas de Mayo de 1937. A dicha reunión asistió Willy Brandt otra de las personalidades que desfilaron por la Casa Fuster mucho antes de que ocupara la cancillería de la República Federal de Alemania.
Durante la época de la guerra civil, en su edificio convivieron, el Sindicato de Técnicos Administrativos. En 1939, acabada la guerra civil, se instaló en la casa la Falange Española y también el Auxilio Social, que se encargaba de proveer de emblemas a las actividades que estaban obligadas a venderlas a los clientes o espectadores. La Sociedad Anónima Ymbern, fábrica textil de Mataró. Café Vienes en los años 40. Peletería Rocafort en los 50. Instituto Mascareñas.
De todos los ilustres inquilinos que estuvieron residiendo en la casa se encuentra el poeta Salvador Espriu, que junto a su amigo y camarada Manuel de Pedrolo Molina se pasaban en el Café Vienes las horas hablando comentado sus inquietudes. De Salvador Espriu comentan que quiso permanecer en uno de sus pisos pese a que el inmueble carecía de ascensor y no fue hasta que tuvo una grave lesión en una pierna que accedió a trasladarse a una finca cercana.
En 1960 la empresa hidroeléctrica ENHER, pagó 11 millones de pesetas para la adquisición del edificio, su intención no era otra que la de derribar el edificio y en el solar construir un moderno edificio de oficinas que sería bautizado como “Torre Barcelona”, para ello publica un anuncio en la Vanguardia del día 12 junio 1962, convocando un anuncio a todos los arquitectos españoles para la presentación de proyectos para el nuevo edificio con premios de 150.000, 75.000 y 35.000 pesetas.
La noticia llego a los vecinos del barrio de Gracia los cuales se oponían abiertamente a tal despropósito, que encontraron enseguida apoyo en un grupo de jóvenes arquitectos, entre los que figuraba Oriol Bohigas, a los que se unieron la revista “Destino” y el “Diario Barcelona”, que emprendieron una campaña exhaustiva para encontrar la paralización del proyecto, cosa que resulto ardua teniendo en cuenta que desde 1957 había sido nombrado alcalde de Barcelona, José María de Porcioles Colomer, el alcalde más nefasto que tuvo la ciudad y el principal culpable de la desaparición de muchos edificios modernistas durante su mandato.
En 1999 La “Casa Fuster” se puso a la venta y un año después la compañía “Hoteles Center” adquiere el edificio, para construir un nuevo y elegante hotel. Tras cuatro años de unas obras de readaptación de espacios y de una rehabilitación de las zonas de interés artístico abre sus puertas como “Hotel Casa Fuster” en el 2004, como hotel de cinco estrellas.
En estos años el hotel ha conseguido ser un referente de calidad y servicio. El nuevo “Café Vienes”, “El Jazz Club” en el que actuó el 30 de junio del 2007 el director Woody Allen y su banda de Jazz, el restaurante “Galaxó”. Desde el Mirador de la terraza se puede ver una vista espectacular de Barcelona mientras disfrutas de una copa y de una terraza con piscina al aire libre. Woody Allen a principios de los 2000 rodo varias secuencias de la película Vicky Cristina Barcelona en sus instalaciones.
El Hotel Casa Fuster tiene el privilegio de haber recibido la distinción de ser el primer hotel de 5 estrellas que tiene la denominación “GL Monumental”.  


 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal