Can Cuyàs Revisada 20-06-2018 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Can Cuyàs Revisada 20-06-2018

Edi. Particulares I
La antigua finca de Can Feliu, tenía su origen en la antigua masía de Can Feliu, del siglo XVII, era propiedad de Joan Güell i Ferrer un comerciante que forjó su fortuna en Santo Domingo, es decir, un auténtico indiano, que Hizo construir una casa palacio, en los terrenos de la finca al arquitecto Joan Martorell i Montells, que entre otros había construido la Iglesia del Sagrado Corazón de los Jesuitas de la calle Caspe, el Tercer Misterio de Gloria del Rosario Monumental de Montserrat y el Colegio de los jesuitas de San Ignacio en Sarriá. Fue profesor de Gaudí quien le ayudo  en la construcción de la cerca de entrada y los pabellones de portería
Su hijo, Eusebi Güell i Bacigalupi  amplió la superficie de la finca con la compra, el 22 de septiembre de 1883, de la masía y terrenos de Can Cuyàs de la Riera. La finca era propiedad de la familia Cuyàs. Al año siguiente de la compra de esta finca, Eusebi Güell encargo a Gaudí la reconstrucción y la adaptación de las dos propiedades. Gaudí inició el proyecto de construcción de los pabellones de entrada de la finca Güell de Pedralbes.
A partir de ese momento Eusebi Güell, convirtió a Gaudí en su arquitecto personal, que realizo varias obras Güell, entre las que podemos citar: 1898,  Iglesia de la Colonia Güell, en Santa Coloma de Cervelló. En 1900 dieron comienzo las obras del Parque Güell. Se tenía previsto construir una ciudad-jardín (hoy en día una urbanización), en las afueras de Barcelona, con sesenta viviendas unifamiliares. La modernidad del proyecto, entre la clase adinerada de la época que no acogió el proyecto con buenos ojos, lo que significó un rotundo fracaso comercial que obligó a sus promotores a paralizarlo en 1914. Fue inaugurado como parque público en 1926.
En 1910 el rey Alfonso XIII concedió a Eusebi Güell el título de Conde, en reconocimiento a su contribución en el engrandecimiento económico de España, en 1918 Eusebi Güell en un gesto de agradecimiento por su nombramiento nobiliario  cedió la titularidad de la casa y los jardines a la Corona de España. En ese momento se acometió una nueva remodelación para convertirlo en el Palacio Real. Las obras de restauración empezaron en 1919 y acabaron en 1924, la obra fue realizada por los arquitectos Eusebi Bona y Francesc Nebot. El Palacio está formado por un cuerpo central, con una capilla en la parte posterior.
En 1924 se convirtió oficialmente en Palacio Real, con la entrada de la república en 1931, perdió su titularidad la Corona de España, pasando a ser propiedad del Ayuntamiento de Barcelona. En 1939 durante el régimen de Francisco Franco pasó a ser la residencia del jefe del estado, que al principio de los años 50, fue una atracción para los barceloneses que cuando venía  Franco se acercaban al palacio para poder contemplar a la guardia mora... Con la vuelta a la democracia el Palacio y su entorno volvió a la titularidad del Ayuntamiento, el cual instalo en 1990 el Museo de la Cerámica,
El 4 de octubre de 1997 fue escenario del almuerzo y recepción de la celebración de la boda de la Infanta Cristina con Iñaki Urdangarin. Actualmente el palacio es de titularidad de la Generalidad de Cataluña.
Regreso al contenido