Casa Agustín Goytesolo - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Casa Agustín Goytesolo

Edi. Particulares
Cuando hablamos de la Casa Agustín Goytesolo, para nada hablamos de la Casa que existe en el Paseo de Gracia esquina a Aragón, que era una casa de tres edificios de la familia de José Agustín Goytesolo célebre escritor y poeta barcelonés.
Hablo de Agustín Goytesolo Lizarzaburu hombre de negocios vasco que fue uno de los muchos españoles que se fueron en el siglo XIX a Cuba cosechando una importante fortuna en el negocio con la caña de azúcar y el comercio de esclavos y en la exportación de tabaco desde la provincia cubana de Cienfuegos, celebre en la plantación de tabaco y en producción de puros.
Cansado de continuos viajes y dispuesto a buscar un retiro para sus muchos años, decidió trasladarse definitivamente a Barcelona, se habían derribado las murallas y la ciudad era un hervidero de indianos que deseaban fijar su residencia definitiva en la ciudad. En 1873 compro unos terrenos en la calle Fontanella 6 esquina con la calle Rivadeneira, entonces todavía existía la plaza de Catalunya y Agustín Goytesolo decidió establecer su domicilio.
El edificio constaba de planta baja y cuatro alturas, si bien la construcción no tenía nada especial en resaltar, ya que era un edificio a dos caras, sobrio pero no parecido a los construidos por arquitectos modernistas, tenía un acabado original en el vértice del ángulo de las dos fachadas, en el que se construyó una torre con cúpula con un reloj a ambas caras visible desde cualquier sitio.
Agustín Goytesolo murió en Barcelona en marzo de 1886, tanto los hijos como albaceas de sus negocios en España y Cuba, sufren serias discrepancias a la hora de la liquidación y reparto de sus bienes, en 1922 se llega al acuerdo de vender el edificio a la Real Asociación de Cazadores de Barcelona, que un año más tarde decide reformar el edificio derribando la torre con el reloj y la cúpula y elevar el edificio en la parte de Rivadeneyra. 
Durante este tiempo los bajos del edificio fue ocupado por la cervecería Múnich, no obstante los nuevos propietarios no lograron los objetivos previstos y decidieron vender el edificio en 1928 al entonces Banco de Vizcaya, el cual se puso en contacto con del arquitecto vasco Manuel Ignacio Galíndez Zabala, el cual derribo el antiguo edificio construyendo uno nuevo de acorde de las necesidades del Banco.
Con la fusión del Banco de Vizcaya y el Banco de Bilbao, surgió la necesidad de cerrar uno de los dos edificios existentes en la plaza Catalunya. No había ninguna duda el del Bilbao era mucho más grande e importante, por lo que se decidió cerrar el edificio del Banco de Vizcaya, después de varios años cerrado la multinacional Hard Rock, adapto una parte del edificio para inaugurar su local de Barcelona. 

 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal