Cine Teatro Capsa - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Cine Teatro Capsa

Indice C
Calle Pau Claris 134, esquina con Aragón. La historia del Teatro Cine C.A.P.S.A., empieza en 1949, cuando el Gremio de Panaderos, propietarios del local, lo acondiciona para poder realizar actos gremiales y espectáculos esporádicos para sus asociados.
Uno de los primeros actos que se conocen corresponden a la fiesta de su patrono San Honorato que tiene lugar el 18 de mayo de 1949, en que primero se celebra en la Catedral una misa por los asociados fallecidos y seguidamente un oficio por el arcipreste de Martorell. Acto seguido se trasladan al Salón de actos de C.A.P.S.A.,  donde se efectuó el tradicional reparto de libretas de ahorro para las hijos de loe trabajadores de menos de un año y nuevas imposiciones a los que ya las poseen.  Representando por la noche la ópera “Madame Butterfly” por prestigiosos .cantantes del Gran Teatro del Liego, posteriormente se celebraron los días 21 y 29, se celebraron otras funciones teatrales por el grupo de actores aficionados de la asociación fe forman el “Club María Guerrero”  .
Poco a poco el local fue cogiendo prestigio como teatro y sus actuaciones salen en La Vanguardia el domingo 27 de noviembre representó en su cuarta actuación consecutiva “La Señorita Ángeles”. El domingo 8 de enero de 1950, ya como Sala Teatro C.A.P.S.A., en su séptima actuación representa “El Refugio” de Pedro Muñoz Seca
En 1957, deciden ceder el local al Instituto Británico  para representar en el mes de marzo dos funciones de  CANDIDA, de Bernard Shaw, por la compañía Palestra de Arte Dramático, que por causas diversas tuvieron que ser suspendidas según un anuncio en La Vanguardia del día 30 de marzo.
El Gremio de Panaderos viendo la aceptación del local para la celebración de funciones teatrales de aficionados, decide para sacar algún beneficio para su mantenimiento, convertirlo en un teatro estable y alquilar el local para la celebración de funciones teatrales en el ámbito profesional, publicando el 19 de julio de 1969, en La Vanguardia
El nuevo teatro CAPSA
Se confirma que a partir de los últimos días de septiembre el teatro CAPSA, propiedad del Gremio de Panaderos, que hasta ahora sólo funcionaba esporádicamente, dando cobijo a importantes representaciones del teatro «amateur», se convertirá en breve en una sala de proyección especial, en la que se darán representaciones en catalán y castellano, según la compañía que actúe. El teatro CAPSA cuenta con 330 butacas de platea y 110 de anfiteatro. Se lo ha quedado en arriendo por 10 años el actor Pablo Garsaball, que actualmente actúa al frente de una formación catalana en el teatro Barcelona. Como ya anunciamos, el teatro CAPSA será objeto de importantes modificaciones, tanto en la parte destinada al público como en el escenario. Las obras de modernización y reforma se han iniciado ya y se espera que estén terminadas allá por las vísperas de las Fiestas de la Merced.
Como hay un refrán que dice “Que el hombre propone y Dios dispone, la inauguración del teatro completamente reformado y decorado, con un patio de butacas para cuatrocientas cincuenta personas y el paraíso para ciento treinta, después de varios retrasos, el estreno se realizó el jueves 20 de noviembre de 1969, a 10,45 de la noche. La obra escogida para el estrenó fue “El Adefesio” de Rafael Alberti, dirigida por Manuel Gas.
Tras una experiencia buena, durante los primeros años el teatro empezó a decaer y tras no obtener la suficiente rentabilidad económica, en julio de 1976 el teatro cesó su actividad para dedicarse al cine. Después de una remodelación para poder ofrecer unas proyecciones de películas de arte y ensayo y con una capacidad de 379 espectadores, abrió sus puertas el domingo 11 de septiembre de 1977, con la proyección de “‘El acorazado Potemkin”, película estrenada en los años 30 y el corto “Guernika”.
En la madrugada del 25 de mayo de 1991, un incendio destruyó gran parte del cine, el fuego afectó principalmente al patio de butacas de la platea y al anfiteatro del local, donde causó importantes desperfectos en la decoración, aunque la estructura del cine no sufrió graves daños. En una primera valoración, los responsables del cine calcularon que el coste de la reparación podría ascender a cuarenta millones de pesetas.
Durante las obras quedaron suspendidas la proyección de las películas "Cyrano de Bergerac" y "Ju Dou", que se ofrecían en versión original. Después de un trabajo vertiginoso, abrió nuevamente el jueves 25 de julio, (dos meses después del incendio), con el estreno, de "Días tranquilos en Clichy", de Claude Chabrol,
La fachada había  cambiado el logotipo que presidia el edificio, aunque seguía siendo el clásico caleidoscopio. En el interior, había cambiado el aforo pasando de los 409  a 379, lo que daba una mayor amplitud al espectador. El coste final incluyendo una nueva pantalla, la renovación del equipo de sonido y un dispositivo para la detección de humo en el interior de la sala tuvo un coste aproximado de 40 millones de pesetas.   
En 1998, el Gremio de Panaderos, denuncio el fin del contrato de arrendamiento para final de año, por lo que la empresa Lauren Films que gestionaba en aquellos momentos el cine, viendo la falta de viabilidad de su continuidad  cerró sus puertas el domingo 27 de diciembre con la película “Alice y Martin”.
Regreso al contenido