Campo de las Corts - Revision del 10-11-2018 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Campo de las Corts - Revision del 10-11-2018

Edi. Deporte
 
El campo de las Corts, fue el primer estadio que tuvo el Futbol Club Barcelona, pero para llegar a él antes tuvieron que pasar unos años en los que recorrió diferentes campos de futbol, en los barrios de la ciudad. El “Foot-ball”  tal y como era conocido entonces en Europa, no había hecho nada más que llegar a nuestro país y para conocerlo un poco empezaremos con la fundación del Futbol Club Barcelona.
El suizo “Kans Kamper”, redactor  del diario  “La Sociedad Los Deportes”, solicitaba el día 22 de octubre de 1899, en su periódico, que todos aquellos simpatizantes del nuevo deporte y tuvieran ilusión de practicarlo, se personase por la redacción del periódico, con el fin de realizar la práctica del nuevo deporte. Después de varias reuniones decidieron formar el 29 de noviembre del mismo año, un equipo de futbol al que bautizaron como “Foot-ball Club Barcelona”.
Hans-Max Gamper Haessig o “Joan Gamper”, tal y como lo conocemos, (aunque fue su fundador), no fue su primer presidente, ya que entre todos los que se habían inscrito para jugar (seis españoles, tres suizos, dos ingleses y un alemán), escogieron para ocupar el cargo a la persona de más edad, el cargo de presidente recayó en el suizo Walter Wild.
Como no disponían de campo propio, al principio tenían que jugar sus partidos (como equipo local), en terrenos de juego alquilados. Durante un tiempo el equipo estuvo deambulando por diferentes campos, El primer campo en el que jugó, fue en el ex Velódromo de la Bonanova (hoy Turo Park), lo compartía con el FC Catalán, estuvo desde 1899 a 1990. El segundo campo en el que jugó fue el Campo del Hotel Casanovas (hoy Hospital de San Pablo), el primer partido se celebró, el 18 de noviembre de 1900, jugando contra el equipo Hispania con el resultado de empate a 0 goles.
Con motivo del inicio de las obras del nuevo Hospital de San Pablo se traslada otra vez de ubicación, un terreno en la carretera de Horta en el término de la Sagrera, el campo es inaugurado el 23 de noviembre de 1901, al que asistieron 4.000 espectadores, su rival fue la tripulación del crucero británico Calliope. El partido termina con el resultado de  4-0 y Joan Gamper marca tres goles del equipo. Este campo fue testigo del primer título conseguido por el equipo, “la Copa Macaya”, y la consecución del primer Campeonato de Catalunya. Ese mismo año el 25 de abril, Bartomeu Terradas había sucedido a Walter Wild, en la presidencia del Club. El 5 de septiembre de 1902, el club cambia de presidente siendo nombrado presidente: Paul Haas sustituyendo  a Bartomeu Terradas. El 17 de septiembre de 1903 Arthur Witty releva a Paul Haas en la presidencia del Club.
El nuevo campo en el que jugó el equipo, estaba situado en la calle Muntaner (en la actual manzana de las calles de París, Londres, Casanova y Muntaner), el primer partido lo jugó el 26 de febrero de 1905 y tuvo como rival el equipo Catalán que le gano por un 2 a 3, en este campo estuvo jugando hasta 1909.
A partir de entonces el Club entra en una crisis en la que a final del verano del 1908, el club solo tiene 38 socios, por lo que el 11 de noviembre de 1908 Vicenç Reig se hace cargo de la presidencia para relanzar nuevamente al Club, pero fracasa en su intención de reflotarlo y abandona la presidencia  el 2 de diciembre. Joan Gamper que se había retirado de la práctica del futbol, decide coger las riendas del Club y dirigirlo de manera oficial, convocando una reunión a la que asisten  únicamente 20 personas, decide coger las riendas de la entidad y recuperar asociados. El 14 de marzo de 1909, la directiva decide construir un terreno de juego propio conocido como el Campo de la calle Industria o La Escopidora, situado en (en la actual calle París, entre Urgel y Villarroel). Durante el período de adaptación del solar disputo algunos partidos en dos escenarios diferentes: el campo de la plaza de Armas, en el parque de la Ciudadela, y el campo de la Fuxarda, que era propiedad del Ayuntamiento, en el que solo se jugaron dos partidos.
El Campo de la calle Industria disponía de una tribuna de dos pisos, y una capacidad de 6.000 espectadores, era el orgullo de los barcelonistas, ya que hasta aquella fecha ningún campo tenía dicho adelanto. Fue el primer campo en España con iluminación artificial. Al principio al no tener vestuario en el que cambiarse, los jugadores usaban la habitación de un chale colindante para cambiarse, tras los partidos y entrenos, se duchaban al aire libre con una palangana y un jarrón de agua fría. Posteriormente se construyeron vestuarios con las comodidades en aquella época. El primer partido que acabo con empate a dos, se celebró el 14 de marzo de 1909, el primer gol fue marcado por Romano Hornos.
Dicho campo fue el causante de que a los seguidores o simpatizantes del Barcelona se les conozca con el apodo de “Cules”. El campo tenía una valla no muy alta que era aprovechada por los aficionados de la última fila para aprovecharla para sentarse en ella y ver los partidos más cómodos. La imagen que daban estos espectadores sentados en el muro, daba una imagen desde la calle de una serie de personas a las que se observaba toda la espalda y las posaderas, pronto los transeúntes que pasaban por la calle los días de partido y contemplaban, a dichos espectadores empezaron a bautizarlos como los “Culés”.  
La explosión del equipo a partir de 1919, en el que sobresalían nombres como: Samitier, Alcántara, Zamora, Sagi, Piera y Sancho, hicieron  incrementar la asistencia de espectadores, lo que provocaba que cada día fuera más difícil el acomodar en sus asientos a la cantidad de personas que solicitaban asistir a los partidos.
La directiva consciente de que debía solucionar dicho problema, empezó a buscar una nueva ubicación a las afueras de la ciudad, en la que poder construir un campo con una mayor capacidad y poder complacer las continuas solicitudes de entradas. El primer problema  de la junta directiva era buscar una fórmula para poder conseguir una mayor capacidad de espectadores sin hipotecar económicamente al club.
Celebró una Asamblea General Extraordinaria el día 8 de diciembre de 1921 en el Teatro del Bosque, en el que se presentaron los boletines oficiales del club. En la asamblea se propuso la construcción de un nuevo  campo de futbol para lo cual se necesitaba encontrar nuevos terrenos en los que se pudiera construir un nuevo campo con unas instalaciones en consonancia con el aumento continuo de socios, sin desfasar el presupuesto del club, para ello seria conveniente que los socios que estuvieran en condiciones aceptaran unas cédulas hipotecarias que servirían para dar un equilibrio social y económico que dotara de estabilidad a la institución.
La idea fue aceptada por aclamación, en medio del entusiasmo general. Los terrenos estaban situados  a las afueras de Barcelona, en el barrio de las Corts, pertenecientes a “Can Guerra” y “Can Cepillo”, por 960.000 pesetas. Estaba situado entre las calles Numancia, Travesera de les Corts, Vallespir y Marqués de Sentmenat. El terreno de juego tenía 101 por 62 metros, su construcción corrió a cargo de los arquitectos Santiago Mestres y Josep Alemany. La primera piedra se colocó el 19 de febrero de 1922, en un acto popular que fue seguido por socios y simpatizantes desde las 10 y media de la mañana, la bendición fue realizada por Luis Sabater un cura defensor de dicho deporte.
El campo se construyó en el tiempo record de tres meses, con una capacidad de 25.000 espectadores. Se inauguró el 20 de mayo, con la existencia de las principales autoridades de Barcelona: el Alcalde, al que correspondió realizar el saque de honor, el Capitán General de Cataluña, el Presidente de la Mancomunidad, El Gobernador Civil y otras autoridades.
El partido de inauguración el Barcelona lo jugó contra el equipo francés de  Saint Mirren, el equipo del Barcelona estuvo formado por: Zamora, Planas, Martínez Surroca. Torralba, Sancho, Samitier, Piera. Martínez (V.), Gracia, Alcántara y Sagi-Barba. El partido fue arbitrado por Edwards, acabando con el resultado de 2 a 1, el autor del primer gol fue Paulino Alcántara.
El 1 de junio de 1924, Joan Gamper por quinta vez vuelve a convertirse en presidente de la entidad para preparar la celebración de las bodas de plata de la entidad, las cuales se celebran con una serie de actos que se celebran el 7 y 8 de diciembre.
Posteriormente se elevaron las gradas aumentando la capacidad a 30000 espectadores. Nuevamente hubo necesidad de aumentar el aforo, para satisfacer la demanda de nuevos socios, para ello se instaló entre la grada y el terreno de juego una hilera de pequeños palcos con seis sillas en cada uno lo que aumento nuevamente la capacidad del campo hasta los 45.000 espectadores.
El 14 de junio de 1925,  el F.C. Barcelona  jugo un partido amistoso contra C.D. Júpiter, como homenaje al Orfeo Catalá. En el descanso del encuentro, la banda de música de la Royal Navy (marina británica),  interpreto la Marcha Real, (el himno nacional español) y el himno del Reino Unido, “God Save The Queen”. Los aficionados presentes aquella tarde en el campo que estaban molestos por los últimos acontecimientos vividos en Catalunya, al sonar el himno español empezaron a  silbar con fuerza el himno español, mientras que momentos después ovacionaron con fuerza el himno británico.
El  general Joaquín Milans del Bosch, (abuelo de Jaime Milans del Bosch protagonista de intento de golpe de estado del 23 F), que ejercía en aquellas fechas, de Capitán General de Cataluña y gobernador civil de Barcelona, puso en antecedentes a Miguel Primo de Rivera, calificándolo “como un acto incalificable de desafección a la patria”.
Primo de Rivera, encargo a Justo Conde, comandante del Cuerpo de Seguridad de Barcelona, que abriera un expediente al club barcelonista para depurar responsabilidades por los hechos ocurridos en el descanso del partido-homenaje. Diez días más tarde, el 24 de junio de 1925, tras ser analizado todo el sumario de Conde, Joaquín Milans del Bosch Carrió, convocó una rueda de prensa a la que cito a los periódicos barceloneses y nacionales. Los periodistas que asistieron al acto, recibieron una nota con el texto completo de la resolución que se había adoptado por parte del gobierno civil, el cual debería ser publicado al día siguiente en todos los diarios de la época.
La Vanguardia del jueves 25 de junio de 1925, en su página 6, publicaba el decreto  que decía: como castigo al incremento nacionalista que se había generado en Catalunya, se suspendía de todas  sus actividades al  F.C. Barcelona así como se decretaba el cierre del campo para cualquier actividad, por un periodo de seis meses. Al mismo tiempo el gobierno español  invitaba al presidente y fundador del club blaugrana, (ciudadano suizo) Joan Gamper, a que abandonara inmediatamente el territorio español. Joan Gamper, tomo la decisión de dimitir del cargo de presidente, para no perjudicar al club.
La directiva y socios calificaron la sanción de parcial y exagerada, hasta el punto de asegurar que tan largo castigo podría hacer tambalear la continuidad de la supervivencia del club catalán. Tras la dimisión de Joan Gamper, se pensó en nombrar presidente a Arcadi Balaguer, persona bien vista por el Gobierno de España y amigo personal Alfonso XIII, el cuál consiguió rebajar el castigo a tan solo tres meses.
En 1926 al terreno de juego que hasta entonces era de tierra, fue obligado por la Federación Española de Fútbol, se le planto Césped,  para  convertirlo en un campo de hierba, el cual fue inaugurado el día de la Merced, el 24 de septiembre de 1926.
El principio de los años 30 fue muy convulso para el club, ya que a los problemas de gestión, se sumaban los de la  competición y los de la propaganda que hacía el gobierno de las tendencias separatistas de los órganos del club. En el mes de julio de 1935 fue nombrado presidente, Josep Suñol i Garriga, político militante del partido de  “Esquerra Republicana de Catalunya” y Presidente de RACC (Real Automóvil Club de Catalunya), lo que aumento todavía más los ataques por parte del gobierno de las tendencias políticas del club.
En febrero de 1936 Josep Suñol i Garriga, fue elegido diputado en Cortes por “Esquerra Republicana de Catalunya”, lo que le llevo a tener que trasladarse continuamente a Madrid. En ese tiempo Suñol, sospeso en dejar la presidencia del Barcelona para dedicarse plenamente a la política.
Con el estallido de la guerra civil, estando en Madrid, corrió la noticia de que las fuerzas republicanas habían conseguido tomar el Alto del León, en la Sierra de Guadarrama. Esto le motivo a coger 50.000 pesetas y acercarse al frente de batalla para donárselas  a las fuerzas que luchaban en ese frente. Tomó un coche junto con el periodista Pedro Ventura Virgili,  un oficial republicado que les hacía de escolta y el chofer del auto. Un error de cálculo en las distancias les hizo rebasar las líneas republicanas y penetrar en las filas golpistas, lo que provoco su detención y posterior fusilamiento por las fuerzas franquistas el 6 de agosto de 1936,. Las noticias contradictorias que llegaban a Barcelona hicieron que la junta directiva lo declarara como “Presidente Ausente”, hasta el 17 de enero de 1939.
El 29 de junio de 1939, cinco meses después de la entrada de las tropas franquistas, se volvió a abrir el campo de las Corts, con un partido contra el Atletic de Bilbao. En el estadio ondeaban la bandera  española (que adornaba toda la baranda que separaba el público del terreno de juego) y las banderas de la Falange, Requetés y las de la Alemania nazi y la Italia fascista, junto a la Olímpica.
En 1940, la presidencia del Futbol Club Barcelona recayó en Enrique Piñeyro y de Queralt “Marqués de la Mesa de Asta”, militar y aristócrata impuesto por el gobierno central, con el fin de ahuyentar de los mandatarios del club sus tendencias catalanistas, cargo que desempeñó en dos mandatos: de 1940 a 1942 y de 1942 a 1943.
Desde un principio Piñeyro cercano al poder franquista, castellaniza el nombre del club y lo renombra como “Club de Fútbol Barcelona” modifica el escudo, reduciendo a dos las cuatro barras rojas de la bandera catalana.
La década de 1940 fueron un período exitoso para el Barça, con la mejora de las finanzas la directiva se dedicó a desarrollar el estadio. En 1944, se realizó la construcción de las terrazas ampliando la capacidad de estadio hasta los 60.000 espectadores, se llevó a cabo la colocación techo voladizo erigido detrás de la cubierta existente en el lado oeste, diseñado por Eduardo Torrojo. El nuevo techo fue uno de los más avanzados de Europa. Les Corts fue el estadio más grande y más espectacular de la España de la postguerra. Esto cimento el encumbramiento del equipo para situarlo como uno de los referentes internacionales.
En 1949, el club celebro las bodas de oro de la entidad, en la que el comité de honor estaba formado por un número impresionante de autoridades que se quisieron sumar a la presidencia de los actos.
El Comité de Honor del Cincuentenario está constituido por los siguientes señores: Delegado nacional de Deportes, Capitán General de la región, Gobernador Civil, Alcalde de la ciudad, Presidente de la Diputación Provincial, Gobernador militar, jefe superior de Policía, delegado de Hacienda, delegado del Trabajo, Teniente general Mújica, Presidente honorario del Club; Presidente de Ja Federación Española de Fútbol, Presidente del Colegio Nacional de Árbitros, Presidente de la Federación Catalana, Presidente del Comité Catalán de Árbitros, representante en Barcelona de la Delegación Nacional de Deportes, delegado del Comité Olímpico Español, delegado municipal de Deportes y los presidentes del Real Madrid, Atlético de Madrid, Valladolid, Español, Gimnástico de Tarragona, Celta, Coruña, Real Sociedad, Sevilla; Málaga, Valencia, Atlético de Bilbao, Oviedo y el presidente de la Asociación de la Prensa de Barcelona
En el aspecto deportivo se celebró un torneo triangular, el sábado 26, el domingo 27 y el martes 29 de noviembre con los equipos de Palmeiras del Brasil y Copenhague de Dinamarca, con el triunfo del propio Barcelona.
La década de 1950 fue una de las más gloriosas de su historia  (El Barça de las 5 copas era comparable con el actual del Triplete), que lanzo a la entidad al lugar que ocupa actualmente, la consecución de 3 ligas, 5 copas del Generalísimo, la pequeña copa del Mundo de clubs, así como otros trofeos de ámbito europeo, junto al fichaje de Kubala, y los  Ramallets, Seguer, Biosca, Segarra, Gonzalvo III, Basora, César, Moreno y Manchón, hicieron un equipo invencible.
En 1953 el F.C. Barcelona fichó a Di Stéfano, tras llegar a un acuerdo con el “River Plate”, club que tenía los derechos legales sobre el jugador. Paralelamente, el Real Madrid negoció con el “Millonarios”, equipo en el que jugaba cedido en aquellos momentos. Pero una maniobra federativa avalada por el gobierno franquista en convivencia con Santiago Bernabéu, cambiaron los acontecimientos. Como no podían jurídicamente anular la ficha del F. C. Barcelona, que era el propietario legal del futbolista,  resolvieron que Di Stéfano jugase alternativamente una temporada en cada club. El F. C. Barcelona  en completo desacuerdo con el veredicto, renunció a la incorporación del jugador. El Barça de Kubala y el Madrid de Di Stéfano compitieron durante muchos años por la hegemonía del fútbol estatal. La llegada de Luis Suárez hizo al equipo todavía mucho más fuerte.
Ante  tal explosión de éxitos, que abarrotaban domingo a domingo el campo, la junta directiva, empezó nuevamente a pensar en la necesidad de buscar un nuevo emplazamiento para construir un nuevo estadio con mayor capacidad, ante la imposibilidad de poder hacer nuevas ampliaciones al actual de las Corts, que había quedado enclavado dentro de la ciudad y dotar al nuevo proyecto de unas mejoras en la comodidad de las instalaciones y poder ubicar en el mismo lugar el desarrollo de las secciones deportivas existentes.
En 1953 se celebraron las primeras elecciones democráticas en las que se eligió como presidente a Francisco Miro Sans, el cual tomo las riendas del proyecto del Camp Nou, el cual se inauguró en su primera fase el 24 de septiembre de 1957.
Para aquellos nostálgicos que deseen ver un trozo del antiguo campo, todavía hoy pueden contemplarlo. Existe un trozo de él,  en forma de escultura en la plaza de los Hermanos Ocaña de Collblanc, en la confluencia de la calle Farnés y pasaje Amat. Fue  realizada por el escultor Alfredo Sánchez, con motivo de la celebración del Congreso Mundial de Peñas celebrado en el año 2007, en la ciudad de Hospitalet del Llobregat.
Sánchez, que había recibido por parte de José María Bassols Llata como regalo, restos de unas vigas de pino que había comprado su padre (empresario textil, para su fábrica), al realizarse el derribo del campo en 1962. Sánchez lamino las vigas finamente y las coloco en forma de estratos, para representar el esfuerzo.
Regreso al contenido