Café Español, o Gran Café Español – Café Espanyol o Gran Café Espanyol - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Café Español, o Gran Café Español – Café Espanyol o Gran Café Espanyol

Bares y Restaurante
El Café Español, fue inaugurado en 1895 en el número 64 de la avenida del Paralelo “Avinguda del Paral-lel”, la cual había sido inaugurada el 8 de octubre de 1894, El trazado había sido diseñado por Ildefons Cerdá  siguiendo las antiguas murallas de  la ciudad e iba desde las Atarazanas a la Plaza España.
En la construcción del ensanche Cerdá, diseño dos avenidas cuyo vértice en el muelle del reloj (en el puerto) que coincidían  con un Paralelo y un Meridiano de la tierra y por este motivo ambas avenidas cogieron el nombre de Avenida Meridiana y Avenida del Paralelo. No obstante esta última aunque para la ciudadanía era el Paralelo oficialmente  en el momento de su diseño en 1874 tomo el nombre oficial de Avenida del Marqués del Duero, como reconocimiento por parte del gobierno a Manuel Gutiérrez de la Concha e Irigoyen, capitán general de Catalunya que puso fin en 1849 a la revuelta de los madrugadores “Matiners”, en el ámbito de la Segunda Guerra Carlista.
La avenida fue inaugurada oficialmente el 8 de octubre de 1894 y en el trascurso de los años  tuvo los siguientes nombres:
1874, Avenida del Marqués del Duero
Desde 1932, Avenida de Francesc Layret, en honor del abogado y político asesinado en 1920.
En 1939, una vez finalizada la guerra volvió a llamarse Avenida del Marqués del Duero
En 1979, con la llegada de la democracia cogió definitivamente el nombre con el que había sido reconocida por el pueblo  Avenida del Paralelo “Avinguda del Paral-lel”.
Al principio era un local de pequeñas dimensiones pero en 1907, tras el incendio del Circo Modelo Español que afectó también los locales de al lado, el Café terminó absorbiendo el decadente Salón Olimpia. Pasando a ser así un amplio café, (el más grande de España), que ocupaba casi una travesía con los números del  64 al 70 del populoso Paralelo. En el sótano del cual se instalaron una cincuentena de billares.
Era el punto de encuentro y discusión de multitud de ciudadanos que pasaban muchas horas en el local. El ambiente que se respiraba era de tolerancia y tenían cabida todas las tendencias siempre que se expresaran con respeto. Su propietario Josep Carabén i Vendrell, conocido como “Señor Pepito”, abuelo del economista y antiguo gerente del Futbol Club Barcelona, Armand Carabén.
El “Señor Pepito”, afirmaba que su establecimiento era "territorio neutral", sólo exigía respeto y buena presencia. El Café Español era frecuentado por personajes famosos,  Fructuoso Gelabert conocido cineasta, Salvador Seguí “el Noi del Sucre” conocido político de la época, intelectuales como Juli Vallmitjana y Santiago Rusiñol, pintores como Pablo Picasso, Isidre Nonell y Ramon Casas, y todos aquellos cantantes y actores que actuaban en los establecimientos cercanos. En el café actuaban reconocidos pianistas de la época,  Tomás Buixens o César Ibarbia, aunque la actuación más espectacular, fue la de un conjunto de siete músicos llamado “Séptima Armónico”, formado por músicos de la Banda Municipal de Música de Barcelona.
El Café Español se construyó al lado del antiguo Circo Español que había sido inaugurado, el 16 de abril de 1892 y que fue destruido por un incendio el 21 de mayo de 1907. En su lugar se construyó el Gran Teatro Español por el arquitecto Melcior Viñals y se inauguró el 27 de noviembre de 1909 funcionando conjuntamente con el Café Español. El teatro cerró sus puertas en 1980. Durante este tiempo el teatro ha pasado por varios empresarios y diferentes proyectos:  la discoteca Studio 54 propiedad de Matias Colsada, que solo duro una década, fue derribado en 1997, lo compro Josep Maria Callis,  para  construir el restaurante espectáculo, Scenic Barcelona, que  permaneció abierto solo dos años cerrando en 2001. Permaneció cerrado hasta el 2010, que abrió con el nombre de Arteria Paral-lel. En 2012 paso a gestionarse como Barts Barcelona Arts on Stage.
El Antiguo Café Español acompañó toda la vida del teatro, que a lo largo de décadas se ha convertido en un lugar de reuniones de personajes del mundo artístico desde principios del siglo XX hasta la actualidad.
En 1922 fue traspasado a la sociedad Cafés de Cataluña, propiedad del empresario Miquel Regàs, que continuó con la esencia del local y la música en vivo. En 1940, la manzana sufrió un cambio desapareciendo parte de los edificios de la manzana. Actualmente existe un Nuevo Café Español mucho más reducido y con un aspecto mucho más moderno que no conserva nada de la esencia de su antecesor.
Era el punto de encuentro y discusión de multitud de ciudadanos que pasaban muchas horas en el local. El ambiente que se respiraba era de tolerancia y tenían cabida todas las tendencias siempre que se expresaran con respeto. Su propietario Josep Carabén i Vendrell, conocido como “Señor Pepito”, abuelo del economista y antiguo gerente del Futbol Club Barcelona, Armand Carabén.
El “Señor Pepito”, afirmaba que su establecimiento era "territorio neutral", sólo exigía respeto y buena presencia. El Café Español era frecuentado por personajes famosos,  Fructuoso Gelabert conocido cineasta, Salvador Seguí “el Noi del Sucre” conocido político de la época, intelectuales como Juli Vallmitjana y Santiago Rusiñol, pintores como Pablo Picasso, Isidre Nonell y Ramon Casas, y todos aquellos cantantes y actores que actuaban en los establecimientos cercanos. En el café actuaban reconocidos pianistas de la época,  Tomás Buixens o César Ibarbia, aunque la actuación más espectacular, fue la de un conjunto de siete músicos llamado “Séptima Armónico”, formado por músicos de la Banda Municipal de Música de Barcelona.

 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal