La Bodega Bohemia - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

La Bodega Bohemia

Teatros
En la Barcelona de mitad del siglo XX empezaron a ver la luz unos locales a los que se llamó “Nidos del Arte”, en dichos locales, actuaban normalmente una serie de artistas que habían llegado a un principio de ocaso, o a otros que tenían la ilusión de llegar y que hacían sus pinitos en los escenarios de dichos locales, conjuntamente a estos en ocasiones actuaban artistas de fama ya consagrados que se acercaban por las noches a tomar su última copa. La Bodega Bohemia fue uno de ellos.
La Bodega empezó su andadura en 1920, en el número 11 de la calle Conde del Asalto hoy “Nou de la Rambla”, esquina con la calle Lancaster, el local era una charcutería con productos de calidad llamada “Celler Bohemi”, su propietario tenía en la trastienda vacía amplia sin un aparente uso, sus inclinaciones artísticas hicieron que acondicionara el local para celebrar reuniones artísticas en los actuantes eran personajes que después de sus actuaciones visitaban el local con tal de pasar un rato entre compañeros de profesión estas reuniones se fueron ampliando con artistas noveles que ofrecían actuaciones gratuitas para poder demostrar su arte y conseguir asi unos posibles contratos o artistas que imitaban a los cantantes de moda del momento.
Pronto llego al público la celebración de aquellos eventos y solicitaban el poder asistir a dichos evento como espectadores, esto obligo a su dueño un tal Alavedra a mejorar el local, adaptándolo a un público ávido de contemplar aquel espectáculo. Se puso en contacto con los pintores Antoni Clavé y Salvador Ortiga la decoración del local para adecuar el local para las futuras actuaciones.
En 1939 el gobernador civil Wenceslao González Oliveiros siguiendo las costumbres franquistas obligó a cambiar y españolizar el nombre por el de Bodega Bohemia, que es como se conocio hasta el final de sus días. En aquella época también se realizo la separación del local de la charcutería abriendo una puerta por la calle Lancaster con lo que quedaba como un local de ocio nocturno.
Durante muchos años el local sufrió el rigor de la censura, ya que es su diminuto escenario actuaban artistas transgresores que ofrecían algunas proclamas en sus actuaciones que nada tenían que ver con la moralidad de la época. Otra de las cosas perseguidas era la de los actores o cantantes que actuaban, en aquel tiempo solo podían actuar en un escenario, los artistas que tuvieran el carnet obtenido después de pasar un examen para su consecución y sin el nadie podía contratarlo.
La progresión del local fue tan grande que a partir de 1945, el local era frecuentado por personajes de la burguesía barcelonesa como artistas e intelectuales de renombre visitaban ocasionalmente el local para tomarse una copa y ver los espectáculos, a ello contribuyo la contratación de un personaje mítico en la escena barcelonesa y que fúe el maestro de ceremonias durante muchísimos años. Joan Massó i Gilbert, conocido artísticamente como ¡Oh, Gran Gilbert!. Que había nacido en Figueras en 1885, actor, chansonnier y humorista que se autodefinía como fantasísta.
En 1966 protagonizó “Juguetes Rotos”, una película de Manolo Summers que contenía escenas rodadas en la Bodega Gohemia. Un año después el artista apadrinó en el mismo local la presentación del primer disco de Jaume Sisa después “Ricardo Solfa”. En 1971, contando con 86 años de edad, en plena actuación empezó a encontrarse mal, viéndose obligado a marchar hacia su domicilio, muriendo al cabo de unos pocos días. Tras este fuerte golpe, la Bodega Bohemia continuó su actividad como lugar de actuación de artistas viejos y decadentes que se resistían a retirarse y que allí tenían un lugar donde poder sentirse que eran algo y alguien.
Por el local pasaron y actuaron nombres relevantes de la política y de las Artes, Sara Montiel, Marcos Redondo, Augusto Algueró, Sacha Distel, el pintor Salvador Dalí acompañado de su esposa Gala y como casos especiales Carmen Franco y su marido el Marqués de Villaverde, el ministro Manuel Fraga Iribarne. 
A finales de los años setenta el local pasó a manos de Manuel Puga, quien organizó los viernes una entrega de premios a personalidades del mundo de la farándula Matías Colsada, Juanita Reina, Juanito Valderrama, Carmen Sevilla o Lola Flores, hasta un total de 170 galardonados.
Con la llegada de la democracia aunque conservaba las actuaciones conocidas empezaron a frecuentar el local, otro tipo de artistas comprometidos con los nuevos tiempos. En 1978 el polifacético Ocaña (José Pérez Ocaña, pintor naïf, anarquista y activista, andaluz afincado en Barcelona, nacido en 1947 y fallecido en 1983).
En 1985 Jaume Sisa volvió a actuar en la bodega convertido en Ricardo Solfa. El local fue perdiendo público debido a un progresivo cambio de gustos. Se decía que al local no iba nadie entre semana, pero ello no evitó que el 11 de agosto de 1997 tuviera en su escenario la excepcional actuación de Julio Iglesias, el cual como es lógico consiguio que la sala se abarrotara de público como en los viejos tiempos.
La Bodega Bohemia cerró sus puertas en abril de 1998 y el edificio que la acogía fue derrocado en enero de 2002.
Regreso al contenido