Cine Bailen en el nº161 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Cine Bailen en el nº161

Cines Indice B
Calle de Bailén 161(entre Córcega y Rosellón), Fue construido por la cadena cinematográfica CIDESA, para situar uno de sus cines en esa zona de la ciudad,  fue proyectado por el arquitecto Jordi Galí,  que realizo su decoración interior.  No era un cine muy grande, tenía una capacidad total de 750 espectadores. Tenía un vestíbulo de entrada en el que estaba situada la taquilla a la derecha y el bar en el lado izquierdo, al cual sacian los clientes en los descansos de las sesiones a fumar un cigarrillo o a calmar su sed.
Venía a sustituir en nombre a un antiguo cine Bailen ubicado un poco más arriba en el número 205, inaugurado en 1912 y convertido en comedor social en 1938, durante el periodo de guerra civil.
Como la mayor parte de los cines su interior estaba constituido por una platea con capacidad para s17 espectadores y un anfiteatro, al que se llegaba por dos escaleras laterales. Las butacas como en casi todos los cines construidos en su época eran de un tono granate y cuando estabas en su interior recordabas un cine no muy lejano de la misma empresa el cine Diamante.
Se inauguró el domingo 17 de marzo de 1974, con el pre-estreno de ocho películas durante los ocho días que comprendían la siguiente semana: El domingo 17, se presentó la película “Gritos y susurros” (Viskningar och rop), película sueca dirigida por Ingmar Bergman, que en aquellos momentos era un referente de excelente realización. El lunes 18, “El Gran Duelo”, interpretada por Kirk Douglas y Johnny Cash. El martes 19,  “La Pasión de vivir”, por    Richard Chamberlain y Glenda Jackson.  El miércoles 20, “Hasta que el divorcio nos separe”, con Enrico Montesano, Senta Berger y Catherine Spaak. El jueves 21, “Las dos inglesas y el amor”, interpretada por Jean-Pierre Léaud y Stecey Tenderer. El viernes 22, “La piel en el asfalto”, con Robert Blake y Billy Green Bush- El sábado 23, “Les llamaban Aleluya y Sartana”, por Ron Ely y Alberto Dell'Acqua  y el domingo 24, “El Heredero”. Interpretada por Jean-Paul Belmondo, Carla Gravina. El unes lunes día 25 ya programo normalmente con dos proyecciones “El número 1” y “7 boinas rojas”.
Un incendio intencionado destruyó el cine, el 17 de diciembre de 1991 (en esas fechas se proyectaba Terminator 2). Los bomberos que hallaron las puertas del local forzadas, localizaron en la platea dos focos distintos del inició del  fuego y las oficinas completamente revueltas. El fuego se inició sobre las 5.30 horas en la platea, que resultó seriamente dañada, extendiéndose rápidamente, por todo el local debido al material inflamable de la sala, cuya estructura no se ha visto afectada. Los vecinos del inmueble número 153 fueron desalojados para evitar cualquier incidente durante la extinción del mismo.
Josep Batlle, responsable de Cinesa, propietaria de la sala, manifestó que la empresa repararía los daños y reabriría la sala cuanto antes. Cerró durante seis meses, para poderlo reconstruir y mejorar las instalaciones y los equipos de proyección para actualizarlos a las nuevas técnicas reformando totalmente el bar, reinaugurándolo el  17 de julio de 1992, pocos días antes de la inauguración de las Olimpiadas de Barcelona, con la proyección de “El silencio de la sospecha”, conjuntamente con los cines Montecarlo y Pelayo, conjuntamente con el Montigala de Badalona y Atlántida de Manresa.
La proliferación de multisalas en los grandes supermercados, el video e internet, redujeron la asistencia a las salas de cine, lo que le obligó a cerrar irremisiblemente, el 28 de junio de 1999, aquel mismo mes también desaparecieron dos salas  emblemáticas de Barcelona, Astoria y Arkadin. En el Bailen, la última película proyectada fue “La Trampa” (Entrapment).
Regreso al contenido