Cuartel de las Atarazanas revisada el 4 de febrero del 2019 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Cuartel de las Atarazanas revisada el 4 de febrero del 2019

Cuarteles
El cuartel de las Atarazanas (conocido también como el de los Astilleros), estaba situado al en un descampado junto al antiguo convento de los Agustinos Descalzos, y las marismas que estaban situadas en el lugar en el que hoy se levanta, el edificio de la Comandancia de Marina del Sector Naval de Cataluña, en el principio de las Ramblas.
Hasta el siglo XV, por el lugar pasaba la célebre riera “d'en Malla”, pero con motivo de la construcción de la tercera Muralla, conocida como “la muralla del Raval”,  la riera fue desviada y en los terrenos resultantes al abrigo de la ciudad, empezaron a construirse varios conventos. La quema de estos en 1835 (por las revueltas contra las órdenes religiosas por su apoyo a los carlistas), junto con la desamortización de dichos terrenos, propició la realización del proyecto de unir la explanada (LA actual Plaza de Cataluña) y el actual puerto, con la realización de la urbanización de las Ramblas.
Las actuales Ramblas, (se construyeron en cinco etapas, de ahí los diferentes nombres que adoptaron en sus principios, estaban unidas  a través del Llano de La Boqueria (punto central del inicio de la construcción)  y la Plaza del Teatro. Cada una de las distintas Ramblas tenían un nombre (dependiendo de la parte dominante en aquella zona), tenían una numeración propia, que empezaba en el Llano de la Boquería, por eso las Ramblas de Canaletas, Estudios y San José o de las Flores, tenían la numeración que empezaba de mar a Montaña y las del Centro o Capuchinos y Santa Mónica, su numeración empezaba de montaña al mar. De ahí que algunos historiadores, catalogaran el cuartel de Atarazanas como al final de la Rambla.
No fue hasta 1955 que Antonio María Simarro Puig, alcalde de Barcelona, se decidió a unificar las diferentes ramblas en una sola y con una numeración única que comenzaba en la Puerta de la Paz.
Las antiguas Atarazanas habían dejado de dedicarse a la construcción de embarcaciones en 1663, una vez finalizada la Guerra de los Segadores, convirtiéndose el recinto en cuartel militar, pero no fue hasta que fue construido  en 1792, el cuartel de Atarazanas o Artillería, en el espacio comprendido entre el antiguo convento de Santa Mónica (hoy ocupado por el centro cultural Arts Santa Mónica) y el Portal de la Paz, justo en el lugar donde hoy se levanta el edificio de la Comandancia de Marina del Sector Naval de Cataluña. Era un edificio adosado a las antiguas Atarazanas, con la que formaba un bloque homogéneo, con trasera a la calle del  Portal de Santa Madrona, antigua puerta de entrada a la ciudad por la muralla del Raval.
Después de la guerra de Sucesión, Felipe V observando la debilidad del edificio de las Atarazanas, ante los continuos motines y actos de sedición y la dificultad que tienen los mandos para residir en los pisos de la ciudad, especialmente tras la revuelta de la primavera de 1773 en torno a la leva de quintos.
En las Atarazanas, se lleva a cabo en 1774  un proyecto para instalar unas fraguas, para convertirlas convertidas en función de construcción de piezas de artillería. Al Propio tiempo el Ingeniero Miguel Moreno, realiza un proyecto para su fortificación, para protegerlas en caso de un ataque con fusil, en caso de un levantamiento del pueblo.  El plan es reforzar el acuartelamiento, ante la posibilidad de la creciente idea de la realización de la urbanización del tramo final de la Rambla, el consiguiente derribo del tramo final de la antigua muralla y el aprovechamiento de sus materiales, para aprovechar el terreno que se gana detrás de la Muralla Vieja de la Rambla, y frente de las Atarazanas para ensanchar los Cuarteles y los Pabellones de la tropa.
Ordena la realización de un proyecto  de urbanización de los huertos del Raval, con la idea de fortificar la seguridad de las antiguas Atarazanas. En 1792 comienza la construcción de una edificación adosada a las Atarazanas con un patio central que completaba el equipamiento militar. Las obras comienzan una vez  una vez son indemnizados los dueños de los edificios afectados, que según la tasación  efectuada asciende a 78.243 libras.
En 1884 después del derribo de las murallas el cuartel, sufre una remodelación interior en la que se encuentra una capilla que según los expertos de la época pertenecía a la época de los Reyes Católicos. Prueba de ello es este artículo literal de La Vanguardia en sus páginas 1 y 2 del día 13 de septiembre de 1884 en su edición de la tarde.
E—Dice hoy un colega que al procederse al derribo de algunos trozos de muralla y de otras paredes en el interior del cuartel de Atarazanas, se ha descubierto una capilla de reducidas dimensiones, que se conservaba en buen estado, construida de piedra labrada, con detalles arquitectónicos de bastante mérito y que según se cree data del siglo XIV. Parece, según la tradición, confirmada por lo que se consigna en algunos códices, que en dicha capilla se rezó el santo sacrificio de la misa en acción de gracias al Todopoderoso por el feliz descubrimiento de América realizado por Cristóbal Colón, quien asistió a la ceremonia religiosa junto con los reyes católicos Fernando e Isabel y demás magnates y altos dignatarios de aquella corte. Por disposición de la superior autoridad militar se procurará conservar intacta la referida capilla, que a su valor arquitectónico une el histórico.
En 1927, el cuartel quedo afectado para poder realizar un nuevo plan de rehabilitación de la zona, en el que se derribaría el cuartel quedando las Atarazanas, como elemento arquitectónico, abriéndose a continuación,  la avenida de las Atarazanas que empalmaría directamente  con la calle Muntaner, dando así una nueva llegada de aire a la ciudad. Pero no fue hasta primeros de 1935, (durante la segunda república), que se autorizó el derribo del mismo.
El domingo 3 de febrero se celebró una jornada de puertas abiertas, para que los ciudadanos que lo desearan y tuvieran la curiosidad de conocerlo por dentro, lo pudieran visitar antes de iniciar su derribo. El sábado 9 de febrero a las once de la mañana, empezaron los trabajos de demolición. Pich i Pon, alcalde de la ciudad,  inicio simbólicamente el acto de derribo, subiéndose a la azotea para empujar un trozo de balaustrada hacia la calle, que fue observado desde la distancia por un gran número de ciudadanos, la Vanguardia del martes día 5, publicaba en sus páginas 4 y 5, varias fotografías del acontecimiento.
El martes 26 de julio de 1935, se celebró la inauguración de los nuevos cuarteles, que se habían trasladado a zonas más a las afueras del centro de la ciudad: Regimiento de Caballería número 9, situado en la calle de Lepanto. Cuartel del Bruch, perteneciente al regimiento de Infantería número 10. Cuarto regimiento de Zapadores Minadores, situado en la Riera Blanca, en la prolongación de la Gran Vía, por la parte de Sans, conocido como Cuartel de Lepanto (actual Ciudad de la Justicia). Durante la guerra civil el acuartelamiento tomó el nombre de “Lenin” al alojarse en él, la Columna Caserna Lenin del P.O.U.M. y otra columna de las Brigadas Internacionales.
El cuartel de Atarazanas medio derruido, recibió al mediodía del 19 de julio de 1936, la visita del general Goded que había llegado desde Mallorca, para apuntalar el amotinamiento, visito el cuartel y se trasladó a Capitanía, para dirigir personalmente el golpe de estado, lo que produjo serios enfrentamientos entre las fuerzas rebeldes que apoyaban el golpe y las  fuerzas constitucionalistas, los principales combates tuvieron lugar en Capitanía  y en los cuarteles existentes, para el control de los mismos: Docks, Lepanto, Bru, Tarragona, San Andrés, Lauria, Jaime I y Atarazanas, en este último perdió su vida Francisco Ascaso Abadía, militante del movimiento anarcosindicalista español de la Confederación Nacional del Trabajo, (CNT) en el que militó desde su juventud junto  con Buenaventura Durruti, Federica Montseny y Juan García Oliver, formando el grupo "Los Solidarios".
Al anochecer del 19 de julio en Barcelona solo resistían el cuartel de Atarazanas, cerca del puerto, y el cuartel de San Andrés (con su importante arsenal militar), También seguían resistiendo un grupo de oficiales y soldados del Regimiento de Caballería Santiago n. º 9, que se habían refugiado en el Monasterio de los Carmelitas Descalzos en la avenida Diagonal después de que el coronel Francisco Lacasa convenciera al prior, del convento.
El general Goded, fue arrestado y llevado al barco-prisión Uruguay,  junto a otros rebeldes capturados, donde quedó encarcelado. Juzgado por un consejo de guerra acusado de alta traición fue condenado a muerte, el 11 de agosto de 1936 y  fusilado junto a otros militares, al día siguiente, 12 de agosto, en los fosos del Castillo de Montjuic.
El golpe de estado del 18 de julio de 1936 y la consiguiente Guerra Civil, retrasó todo el proceso de reurbanización y no fue hasta el jueves 20 de junio de 1946, que el ministro de Obras Públicas, señor Fernández-Ladreda, se trasladó al Ayuntamiento de Barcelona, para examinar los proyectos municipales de urbanización de la ciudad, la construcción del edificio de la Comandancia de Marina en el lugar del antiguo cuartel y reurbanización de los accesos de la zona, la prolongación de la Avenida del Generalísimo Franco hasta la población de Esplugas y la Avenida de José Antonio Primo de Rivera hasta la población de Castelldefels, convirtiendo dicha carretera a partir de la Plaza Cerdá en autovía.
Dichos proyectos fueron llevados por el Sr. Fernández Ladreda ab Madrid, para que pudieran ser aprobados en el Consejo de Ministros.

Regreso al contenido