Avenida de Roma – Avinguda de Roma - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Avenida de Roma – Avinguda de Roma

Avenidas
La actual avenida de Roma tiene su origen en el trazado de la línea ferroviaria que desde 1858 unió el centro de Barcelona con Sants y los municipios del Llobregat. Este trazado abandona la calle Aragón a la altura de Casanova y gira en dirección Sants dibujando una línea diagonal sobre la cuadrícula del Ensanche de Ildefonso Cerdà. La existencia de esta línea del ferrocarril consolidó el trazado de la avenida de Roma tal y cómo ha llegado a nuestros días.
A comienzos del siglo XX la compañía de ferrocarriles MZA (Madrid-Zaragoza-Alicante) presentó un plan de mejora de la línea que llegaba a Barcelona, que consistía en una reforma de la antigua estación de Sants. El ayuntamiento propuso rebajar las vías ante la estación para situarla al mismo nivel que la línea que discurría por la calle Aragón y uniformizar todo el trayecto. Esto proyecto permitiría a la larga la conexión de las calles de dirección mar-montaña de la izquierda del Ensanche mediante puentes sobre las vías, que evitarían los peligrosos pasos a nivel que había desde el Puente del Mono “El Pont del Micu”, (Casanova-Aragón) hasta Sants. MZA aceptó la propuesta municipal con tal que el ayuntamiento se hiciera cargo de los costes adicionales.
La ejecución del proyecto fue largo, pero la concesión a Barcelona de la Exposición Universal le dio un impulso vital para que en 1929 quedasen unidas la zanja de la calle Aragón y la nueva zanja hasta la estación  de Sants. No obstante el nombre de “Avenida de Roma”, no fue oficial hasta los años cuarenta, ya que su nombre primitivo era el de “La Diagonal del Ferrocarril”, nombre este por el que se conoció en sus principios, pasando a llamarse en época de la Republica a “Avenida de la Generalitat”.
La edificación de la avenida empezó a realizarse antes de la guerra con la construcción de edificios a ambos lados de la zanja, la cual se hizo algo más ancha que la de la calle Aragón incluyendo una tercera vía de servicio, que utilizaban los trenes de mercancías para dar prioridad a los trenes de viajeros. La urbanización y cobertura de la avenida, no dio comienzo hasta los años sesenta y se realizó en dos fases. La primera de las cuales empezaba al término de la cobertura de la calle Aragón con Casanovas hasta la calle Urgel.
Al contrario de lo que existe ahora, en el que se ha dado prioridad al tráfico de coches, en primer momento, la superficie cubierta estuvo destinada a espacio público. En el triángulo que formaba la nueva avenida cubierta en su confluencia con las calles Villarroel y Aragón se construyó un espacio verde con una fuente con la escultura de un gallo, que fue bautizado el 1984 con el nombre de plaza del Gallo.
Pero desde la calle Urgel hasta la estación de Sants los trenes continuaron todavía circulando a cielo abierto hasta el 1973, que se empezaron a colocar las grandes vigas de hormigón que cubrían la zanja dentro del proyecto de construcción de la nueva estación central Barcelona-Sants. A comienzos del 1976 la nueva avenida de Roma era ya totalmente transitable por su superfície.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal